Categoría: Despues de

Lo primero que hay que hacer es pedir el CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN. Esto se puede hacer a partir de las 24 horas del óbito en el Registro Civil. Este trámite puede hacerlo también el personal de la funeraria contratada o, en caso de que el finado tuviera una póliza de seguro de decesos, la compañía aseguradora.

Con el certificado de defunción después de 15 días hábiles (sin contar domingos ni festivos) desde el siguiente a la defunción, se puede solicitar el CERTIFICADO DE ÚLTIMAS VOLUNTADES (donde se indica si el fallecido tenía otorgado testamento o no) y el CERTIFICADO DE CONTRATO DE SEGUROS (que indica si tenía alguna póliza de seguro de vida), en la Gerencia del Ministerio de Justicia más cercana. Para solicitarlo hay que adjuntar el original del certificado de defunción y el justificante de haber pagado las tasas correspondientes. 

Con el Certificado de Ultimas voluntades ya se puede localizar la COPIA DEL TESTAMENTO, en la misma notaría en la que se otorgó.

En caso de que el fallecido no hubiera otorgado testamento, será necesario hacer una DECLARACIÓN DE HEREDEROS, que debe realizarse en una Notaría del lugar donde el fallecido tenía su última residencia, o bien, en determinados casos, en el Juzgado.

Con el testamento auténtico o con la declaración de herederos, ya se puede ACEPTAR (o renunciar) LA HERENCIA. Antes hay que facilitar a la notaría todos los documentos relacionados con los bienes del fallecido: escrituras de propiedad, documentación de vehículos, certificados bancarios con los saldos a fecha de defunción, etc. No obstante la escritura pública de aceptación de herencia no es estrictamente necesaria (por ejemplo, en el caso de que los bienes a heredar sean solamente una cuenta bancaria, simplemente es necesario hacer un escrito dirigido al Banco indicando la forma de distribución del saldo entre los herederos).

Con la copia de la escritura de adjudicación de la herencia se deben LIQUIDAR LOS IMPUESTOS: tanto el Impuesto de Sucesiones, como el Impuesto sobre el Incremento de Valor de Terrenos Urbanos. En caso de que no se haga la escritura de adjudicación, se debe remitir un escrito a la Oficina liquidadora del Impuesto con detalle de los bienes y gastos deducibles para liquidarlo.

Con todos los documentos: Certificado de Defunción, Certificado de Ultimas Voluntades, Testamento o Declaración de Herederos, Escritura de Adjudicación, y las cartas de pago de los impuestos de sucesiones, se debe acudir al Registro de la Propiedad si hay bienes inmuebles o fincas, a los Bancos y a Tráfico, para cambiar la titularidad de los bienes a nombre de los herederos.

Volver