El seguro de Decesos cubre los gastos del sepelio y se encarga también de diversas gestiones administrativas derivadas del fallecimiento.

Coberturas básicas del seguro de Decesos

Suele incluir:

Servicio funerario:

El servicio fúnebre es una de las coberturas básicas de este seguro. Incluye féretro, coche fúnebre, sudario y acondicionamiento del cadáver, además de los gastos de la inhumación o incineración. La póliza también cubre la sala del tanatorio, la lápida, el servicio religioso, el coche de acompañamiento, las flores, los recordatorios e incluso la autopsia. 

Trámites administrativos:

Obtención del certificado de defunción, solicitud de la pensión de viudedad, inscripción en el Registro Civil, baja del libro de familia, partidas de defunción y de testamentos, etc.

Coberturas opcionales:

Traslado del fallecido, si la muerte ocurre en un lugar distinto de su residencia. Puede incluir el traslado también de un acompañante.

Asistencia en viaje, que puede cubrir, por ejemplo, el regreso anticipado de un viaje por fallecimiento de un familiar o la repatriación del asegurado por enfermedad o accidente.

Accidentes. Algunas compañías permiten que se contrate una cobertura por accidentes por la que la aseguradora indemniza en caso de invalidez o muerte por accidente.

Otras garantías:

Elaboración del testamento online, la hospitalización por quirúrgica...

   En cuanto a la forma de pago de la prima, existen varias modalidades. Puede pagarse de forma constante hasta la fecha del fallecimiento, de forma creciente a medida que se incrementa la edad, o mediante un único pago, que es la forma mas común cuando el contratante supera una edad determinada.

Volver